Albie, empresa comprometida con la nutrición infantil y la alimentación saludable, ha iniciado una intensa campaña en los centros escolares de las Islas Canarias para el consumo habitual de fruta fresca en los postres de los almuerzos escolares, al mismo tiempo que reduce los postres lácteos azucarados.

La medida, que sigue las directrices del plan Consenso sobre la Alimentación en los Centros Educativos de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) sustituye los postres lácteos grasos y los almíbares por 4-5 piezas de fruta a la semana. La fruta que se ofrece procede de productores locales y es fresca de temporada.

El citado Plan destaca que “la mejor forma de aprovechar las propiedades nutritivas de la fruta, y de que esta sea mejor aceptada por el alumnado, es consumir la fruta de temporada, madura y preferiblemente en crudo. También se tendrá en cuenta fomentar la variedad en el consumo para evitar la monotonía, la rotación semanal, la temperatura del servicio y el empleo de preparaciones cómodas y accesibles, especialmente cuando se destinen a escolares de tres a cinco años. Se priorizará el uso de fruta fresca (cuatro o más raciones/semana) a otras presentaciones como almíbares, zumos, compotas y otras opciones más ricas en azúcares, que se ofertarán como postre un máximo de una vez a la semana”.

Respecto a la leche y sus derivados (yogur, quesos, cuajadas) el Plan destaca que “son una importante fuente de proteínas y calcio. Se priorizará la oferta de yogur frente a otros productos lácteos (flan, natillas, etc.). Cómo máximo se ofrecerá una vez a la semana como postre sustituyendo a una presentación diferente a la fruta fresca (almíbar, confitura, etc.). En las preparaciones de primeros y segundos pueden incorporarse porciones de quesos y otros lácteos”.